El líquido encendido nos garantiza una rápida llama con poco olor, sin gases en su combustión.​